Select Menu

Slider

Entrevistas

Performance

Cute

My Place

Slider

Racing

Videos

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua




Por Angela Barraza Risso

Bajo la dirección de Álvaro Viguera con un tremendo elenco (Héctor Morales, Daniela Ramírez, Felipe Braun y Tomás Vidiella.) se estrenó ayer la obra “Cock” del dramaturgo inglés Mike Bartlett.

Esta comedia, muestra la historia de una pareja homosexual (Héctor Morales y Felipe Braun) cuya relación está marcada por roles de dominancia que son bien potentes. Producto de estos roles es que Juan (Morales) decide terminar esta relación. En el quiebre, este personaje incursiona con una mujer (Daniela Ramírez) quien le da un nuevo soporte emocional al personaje de Juan y eso lo lleva a cuestionarse en términos de identidad. La gracia es que estos cuestionamientos van mucho más allá de lo sexual sino que vislumbra parcialmente las clasificaciones identitarias de género que nos han heredado versus el establecimiento de vínculos emocionales que podemos llegar a tener como seres humanos.

Bartlett se apropia del triángulo amoroso que es una de las tramas más antiguas y utilizadas por la literatura, pero le da la frescura de los cuestionamientos contemporáneos relativos a la forma en cómo se vive la sexualidad hoy, mostrando el constante movimiento y la búsqueda, que hoy se han naturalizado en algunos sectores sociales (cosa que, en lo personal, me parece maravilloso). Esta obra habla claramente de la libertad amatoria que deberíamos gozar todos los seres humanos en oposición a los convencionalismos sociales, pero también deja en evidencia nuestra incomodidad frente a la ambigüedad. Quizás como una duda autoimpuesta por los factores culturales que nos resultan tan predominantes en este proceso de cambio y evolución. En términos literarios esta obra brilla por su trama que es inmensamente tierna y muy entretenida, pero no por eso es menos trágica.



La ejecución de los actores es verdaderamente impecable. Hay un empoderamiento de los roles que evidencia la trayectoria de cada uno y a su vez, la mano del director está indudablemente presente tanto en la elección del elenco, como en el vestuario, en la propuesta escenográfica, en el manejo de los tiempos y en esta relación que lleva de la mano para volverlo un producto que, me atrevo a decir, es un capital cultural necesario para nuestra sociedad chilena contemporánea.


Respecto de los factores prácticos o técnicos pues debo decir que, en lo personal, estoy un poco cansada de estas obras que carecen de recursos escenográficos o de montaje, en donde es el espectador es quien debe resolver imaginariamente los elementos. Sin embargo, en esta obra suceden tantas cosas y tiene una carga emotiva tan potente que en este caso en particular, me pareció un acierto del director el manejo de muy pocos elementos en escena. Que toda la atención se concentre en la profundidad de las actuaciones y en el texto era absolutamente necesario y los elementos son reemplazados muy positivamente por la pulcritud, coordinación y precisión.




Finalmente me gustaría hacer una mención especial al trabajo de Colombina Parra quien es la responsable de la musicalización de la obra, puesto que es también la música la que va dando el tono emotivo de las escenas. Hay un trabajo serio y muy profesional en el desarrollo de esta “banda sonora” que dan ganas de llevárselo en un CD o en un MP3, para la casa.




Aplausos cerrados para “Cock”. Es una obra fundamental.


Escrito Angela Barraza

Angela Barraza Risso (1984). Escritora, editora y entrevistadora. Es encargada de prensa en la Cofederación Minera de Chile (CONFEMIN) y editora de prensa y entrevistas en Fisura.cl y LecturasCiudadanas.cl. En 2011 publicó el libro CHILE. Junto con Arturo LedeZma es creadora de los proyectos Editorial FUGA y del ciclo literario Los Desconocidos de Siempre (LDdS)
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Comenta o pregunta lo que quieras