Select Menu

Slider

Entrevistas

Performance

Cute

My Place

Slider

Racing

Videos

» » » » » » » Panteras Negras: El Rap, en general es una güeá anti-policiaca
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua



ENTREVISTA A PANTERAS NEGRAS
por Angela Barraza Risso


via FISURA
Canto que ha sido valiente Siempre será canción nueva Víctor Jara

Panteras Negras es parte de la historia musical chilena. Son uno de los precursores del Hip-Hop nacional y pusieron en la palestra un discurso combativo, insurrecto y sugerente, en plena dictadura militar. Y a pesar de que han pasado por tremendas dificultades, incluso con Carabineros de Chile, nada ha sido suficiente para dejarlos con los micrófonos apagados.
La entrevista la realizamos en el cuchitril felino, en la base de operaciones de Panteras Negras ubicado en… no se los voy a decir, para sugerir un estado de clandestinidad que me parece consecuente con lo que conversamos y además, porque es un espacio libertario y creativo; lejano de los zarpazos de la cultura oficial. Es mejor dejarlo piola.
Ahí me recibieron Lalo Menéses y Chino Mákina, con toda la hermandad que da la contracultura y la resistencia. La entrevista es un lujo porque es honesta. No tiene cortes comerciales ni censuras y espero que la puedan digerir con el gusto y fascinación que yo lo hice.


Mucho hay en la web respecto de la forma en que comenzaron, de su vinculación con la población Huamachuco y de las temáticas sociales que abordan en sus letras, además de la protesta constante en contra de los sectores más acomodados de Chile. Un ejemplo de esto es Reyes de la Jungla, su segundo trabajo, editado en el año 93, por el sello Alerce. ¿Por qué, en términos creativos, deciden articular un discurso desde lo social y no se instalan desde algo más popular que los llevara de la mano hacia lo masivo, como en su momento lo hace Pedro Foncea con “Bakán” o posteriormente con “Amándote”, o como también lo hizo Tiro de Gracia con “El juego verdadero”?

L: Bueno, nosotros teníamos una historia de vida que no nos permitía ver (y en ese momento menos en realidad) lo que era la fama. Y el lugar en donde vivíamos, que era la Huama, había todo un tema de organización político-social en donde habían muchos presos políticos. Finalmente era nuestro entorno de vida y familiar el tema político y ni siquiera podemos decir que era político-social porque más bien era político-militar con el Lautaro y el Frente. Nosotros partimos tocando en la cárcel pública y ahí hicimos el lanzamiento de nuestro primer disco pa los presos políticos. Así en privado y esto fue en el año 90.
Finalmente para nosotros, hacer Rap, cantar y estar en los lugares era un todo.
Cuando nosotros partimos, partió también La Pozze Latina, que se llamaban Latin Poze, también estaban Los Marginales y finalmente todos los que estábamos en ese piño, en la primera época, cantábamos puras cosas antisistémicas. El año 92 o 93 estábamos en una época de mucha militancia; de apoyo al tema mapuche y de apoyo a los distintos tipos de presos políticos de la Concertación. Estábamos en ese foco de mensaje y de lucha y la verdad es que nos importaba una paja salir en las radios. Los cabros eran los cabros y a mí no me importaba nada, y armábamos las letras y cachábamos  que a la gente le gustaban esas letras ¿cachay? A la gente que ni siquiera era cercana al hip-hop. Nosotros tocábamos en peñas, en facultades, en poblaciones y el hip-hop no era público. Ahora hay público en masa de raperos, pero antes no había nada, entonces  nuestro público eran Punks, anarcos, las barras, los hippies,  pobladores, entonces el mensaje urbano nuestro era barrial y tenía que ver con eso.
Ch: Y bueno, como familia de la calle, era nuestra entrada y nuestras ganas de hacer cosas. Más que buscar una enamorada o de buscar una novia, estábamos todos en una frecuencia súper activa de bailar Brake dance, o de juntarnos ahí a hacer la piñata con la gente y con eso hacer nuestra visión del tema de la vida y nos dimos cuenta de que era distinto al de esa época. Nosotros buscábamos todo el rato la adrenalina por la convicción de hacer arte, de hacer baile, hip-hop y todo. No había pa nosotros otra intención como por ejemplo la de mediatizarnos. Nosotros no buscábamos el amor. Estábamos en un descontento social o simplemente con las ganas de hacer música.

En relación a la querella que interpuso Carabineros de Chile a mediados de los 90, por la canción “Guerra en las Calles” y a las posteriores intervenciones en sus presentaciones en Santiago ¿Cuál es su visión respecto de la institución, el día de hoy, y esto se los pregunto también en relación a la “Ley Hinzpeter” y a la tan mencionada “Ley Mi Cabo” que restringen desde la forma en la cual nos referimos a ellos, hasta nuestras libertades civiles ya que nos pueden llevar detenidos por el simple hecho de cubrirnos el rostro, entendiendo que en una manifestación nos gasean y ni siquiera podemos, ahora, cubrirnos para protegernos.


L: Mira, eso que pasó con el tema de la canción, fue una cosa que, cuando partimos nosotros haciendo las letras, era porque estaban inspiradas en la música que escuchábamos, que era NWA, que cantaban en contra de los pacos y que hablaban de que a los pacos había que matarlos. Entonces el rap que escuchábamos, mientras la gente escuchaba a MC Hammer, nosotros escuchábamos otro rap en inglés y buscábamos la traducción y era crudo.  Ice Cube, Dr. Dre, Snoop Dogg, KSR1. Entonces yo en realidad estaba relajado, porque “Guerra en las Calles” era una güeá que era una paloma al lado de las canciones de estos güeones, que eran mucho más duras ¿Me cachay? Ahora que, cuando lo hicimos éramos bien chicos también, entonces, como dice el Chino Mákina, nosotros empezamos a cantarlo, vimos que a la gente le gustaba y muchos años después de sacar el álbum (que fue en el año 93), en el 96 pasó esto, vinieron los pacos a hacer esta querella y ya se había cantado esta canción en muchos lugares y fue cuático. Igual tuvimos miedo. Por un lado, estábamos preparados para recibirlo. Esto lo decimos verbalmente, pero en la práctica fue duro porque no fue como una  weá tan farandulienta ¿me cachay? Había un sapeo constante hacia nosotros. A mí me allanaron mi casa, había seguimiento constante en la pobla y también a las actividades que nosotros apoyábamos, siempre. Entonces, cuando carabineros me interroga a mí, que fue un solo día el que me interrogó, antes que la demanda se hiciera efectiva, fue en la comisaría de los Guindos y me acompañó Hugo Gutiérrez, que era el abogado del CODEPU. Cuando me acompañó, hablamos con carabineros que estaban haciendo un parte y estaban diciendo estaba usted en tal parte y cantaron tal canción y el paco seguía escribiendo y cuando me dice que nosotros habíamos cantado esta canción en muchos lugares y yo me empecé a hacer el gil, así, sin decirle nada y él me dijo que hace rato que nos seguían, que nosotros tocábamos en las poblaciones, en las cárceles, que tocábamos pa los terroristas, me decía tú esta canción la has tocado en hartas partes y siempre has hecho lo mismo, así que pa qué me estay diciendo que soy una blanca paloma, siendo que nosotros sabemos que ustedes manejan armas, son drogadictos, se juntan con delincuentes y con terroristas. Entonces, después de eso, nosotros nos dispersamos. Yo me tuve que esconder, los cabros fueron los que dieron la cara ante la prensa, porque el abogado me dijo que en cana no iba a estar mucho,  pero que si me exponía, me iban a sacar la chucha, entonces eso fue lo que sucedió. Ahora nosotros somos mucho más grandes y me he vuelto un agente cultural. Estoy con una producción en donde hay veces en las que tengo que hablar con carabineros para ver el tema de la seguridad de los eventos, a veces me reconocen, a veces no y yo creo que, en general, la policía es odiada en el mundo. Como la policía es un elemento de control del Estado y el Estado, globalmente es una güeá injusta, la policía nunca va a ser querida por la gallá,  ni acá, ni en China, ni en la Unión Soviética y, a lo mejor, ni en Venezuela, porque la policía representa el orden que el Estado quiere imponerle a los ciudadanos. Ahora en países en donde el asunto es más flexible como en Holanda, a lo mejor la cuestión es distinta, porque un paco te ve en la calle fumándote un pito y no te dice ná.  Y el paco a lo mejor fue educado en un lugar, pasa por una formación distinta; pero el paco chileno pasa por una formación canina. Yo creo que lo bueno es hacer cosas y creo que están muy bien representados en el Club de la Comedia en general. Ahora, también hay que mencionar que hay nuevas generaciones de cabros que son, también pacos, y que pucha, a veces a lo mejor quisieron hacer otra cosa y no les dio el cuero, o no les dio la plata y bueno, qué le vamos a hacer. El Rap, en general es una güeá anti-policiaca y no podemos renegar ni salirnos de eso que es muy natural del hip-hop.
Ch: Y ahora está más fácil la güeá, ¿cachay?, pero antes era otra cosa hacer lo que hicimos. Y sabemos que tenemos el medio mérito ganado porque tuvimos una confrontación con la policía cachay, con la policía chilena y si hablamos de Chile, chucha, todos los pacos tenían una bronca con nosotros.  Muchas veces nos pasó que teníamos que tocar y ellos llegaban antes que nosotros y sabíamos que si tocábamos el tema, nos ibamos detenidos. Eso fue fuerte.
L: Y respecto de la ley Mi Cabo, en realidad no sé si eso se haga, porque si sale Matthei o Bachelet o quien sea, tienen clara una cosa y es que hay que abrir la jaula y que si no la abren, el pueblo les va a rajar la cara. Eso es una escaramuza que hizo Piñera pa que los fachos más fachos se sintieran que estaban seguros, pero ellos saben que no pueden hacer eso.

En diciembre del 97, fuiste detenido por carabineros por posesión ilegal de armas y, dentro de la discografía de Panteras Negras está la canción “El Atentado”. Estos elementos, junto a algunas fotos que circulan en la web, dan cuenta de una posible participación de ustedes en el FPMR. ¿Qué tan real es esa vinculación? Y en el caso de que fuera así, ¿cuál es la función social que desempeña el Frente hoy en día?

Mira, esta es una pregunta bien bonita, porque el Frente tiene una idea  de la que no hay tanta información, más que de lo que se hizo en contra de Pinochet, pero yo quiero dejar más claro que el frente nació en los ochenta, representando a una juventud que no tuvo miedo, porque la gente del frente era la que tenía que sentir más miedo porque es a los que les pegaron más fuerte porque la gente de los ochenta, del Mapu Lautaro, del Frente, era gente que estaba ahí, que venció ese miedo y se atrevió a hacer cosas en un estado de guerra. La Junta lo decía todo el rato, están grabados diciendo que había una guerra y cuando hay una guerra, todo vale. Entonces yo fui, en ese aspecto, como  un admirador del proceso, así como un admirador del Che Guevara no puede no ser admirador de Raúl Pellegrin. Si lees quién es Raúl y en el contexto de esta lucha, entiendes todo. Y hoy día, que a 40 años la gente dice “por el voto echamos a la dictadura” eso es mentira. La dictadura cayó porque se desestabilizó con todo lo que fue el atentado, porque la gente se dio cuenta de que no eran invulnerables y con eso perdió el miedo y salió a las calles; porque la gente comenzó a cortar la luz; en las poblaciones se hacían protestas y barricadas, y ese miedo se perdió a partir de lo que ese acto, que fue un acto de ejemplo y de insurrección civil, significó. Yo creo que fue necesario. Después tuve una vinculación con los presos políticos del Frente, con los cuales  recibí la formación que no tuve en el colegio. Nosotros no fuimos al colegio. Yo fui amigo de los cabros que estaban presos y en ese fragor de la amistad fue que me pasaron un libro y comenzamos a saber ahí de matemáticas, que no sabíamos. Y comenzamos a saber de historia cuando no teníamos otra posibilidad de saber y aprendimos de música de otras culturas y así. La gente del Frente era gente súper culta y gente súper humana, como el Juan Órdenes Narváez, que participó del atentado a Pinochet y nos marcó mucho  porque era músico; era baterista, guitarrista, poeta y era un gueón valiente porque no se trataba de lo mismo que meterse a una protesta. El que se metía al Frente o en cualquier grupo, renunciaba a su familia, a tener pareja, a tener hijos y la única certeza que tenía era que se iba a morir. Entonces, bajo ese contexto, nosotros creemos que fue súper importante el ejemplo del Frente y hoy día nosotros reivindicamos esas actitudes, a esa gente. A través de nuestro nombre nosotros rendimos culto a los Panteras Negras que en los años 60 fueron lo mismo. Se entregaron en una lucha, dieron la cara y fueron cientos. Si tú vas y miras la historia de EEUU te das cuenta de que hay cientos de muertos y desaparecidos que eran gente de los Panteras Negras. Cabros chicos, mujeres embarazadas y esa gente, al igual que con lo que sucedía acá, hicieron lo que hicieron porque había que hacerlo. Entonces pa nosotros fue y es muy bonito haber sido parte de esa época. Somos una generación más vieja, ochentera y cumplimos. Y hoy día esa gente que estaba, hoy son profesores, son padres de familia, son gente anónima y  yo, mi educación se la debo al Frente ¿me cachay? Mi educación política, académica, cultural y de conciencia de clase, se la debo al Frente. Haber leído, haber escuchado, haber visto el Rodriguista, haber visto en las murallas los mensajes de lucha y haber perdido el miedo, fue gracias a las acciones que los compañeros hacían.
Ch: De hecho, nosotros nos llamamos Panteras Negras, pero perfectamente pudimos habernos llamado Frente Patriótico en honor a este grupete de gente inteligente. Gente que fue consecuente con todo lo que es la raíz de la cepa humana y por ahí, nosotros les damos las gracias a esta gente, en especial porque hace tiempo mi madre tuvo un problema. Nosotros visitábamos en ese momento a la gente del Frente y cuando supieron del problema de mi madre, la ayudaron. Gracias a ellos mi madre pudo operarse. Los locos se movieron porque había que hacer lucas pa que mi mamá se operara y ellos se movieron sin ningún problema y me dieron la tranquilidad del “vamos”.
L: Es que es una forma diferente de hacer política, más allá de los partidos esto es como una hermandad político/militar, en donde sabes que lo único que tienes es el cariño del otro. No sabíamos si íbamos a ganar o no y si ganábamos era algo para todos.
Ch: Nosotros lo hablábamos antes, el tema del verbo. La palabra era y muy importante. Si uno se comprometía a algo, se respetaba siempre. Si hay amistad, hay amistad siempre. Entonces por ese lado, es muy buena gente.

Si pensamos en la herencia musical de la Violeta Parra o de Víctor Jara, que desarrollan, en su momento, temáticas sociales en donde denunciaban las violaciones a los derechos humanos y los abusos del poder en esos tiempos, qué pasa con esa herencia, en términos sociales, el día de hoy en donde mucho se habla de la “nueva trova chilena” con exponentes como Manuel García, Gepe, Chinoy, Pascuala Ilabaca, etc. Que en términos de tópicos escriturales, en sus líricas, abordan estos temas de una manera amplia o si se quiere, menos directa; mientras que ustedes en sus primeros trabajos ya estaban denunciando lo que sucedía, por ejemplo en Pisagua o en el Cerro Chena. ¿Qué sienten ustedes que sucedió con esa herencia musical?

L: Que está en el rap. Si tú escuchas rap, te das cuenta de que está ahí. Yo no cacho mucho a esos locos que mencionas porque no soy rockero ni folclorista, pero estamos nosotros los Pantera, están los M-16, los Piraña, o sea, todos los grupos en el hip-hop dicen cosas. Todos, hasta los más chicos hablan de lo que ven en la calle, hablan de los abusos de los pacos, etc. Ahora, distinto es el Pop. Hay música pop y música de la gente. Nosotros somos del lado de la música de la gente. Hay gente que hace música para sonar en la radio. Nosotros hacemos música porque nacimos pa hacer esto. Nosotros queremos comunicarle cosas a la gente, si se puede a través de la radio y si no, la vamos a tocar a la calle o donde sea. A Manuel y a Chinoy los conozco, pero no sé qué es lo que los mueve en lo interno y quizás tienen una serie de conflictos. Pero es como que está de moda eso de ser introvertido y sacar un conflicto desde lo interno hacia afuera, dentro de ese estilo de música. Quizás es eso. Obviamente pa mí el Pato Manns, el Quelentaro, están ahí, con una prosa increíble y pa mí nunca van a dejar de estar. Yo siento eso, que ese legado sigue en otros locos. Yo creo que uno de los primeros que toman ese legado son Los Prisioneros, de todas maneras. Jorge González. Ese güeón escribió güeás en la dictadura que pudieron haber hecho que lo mataran. Estamos hablando de un güeón cuático. Tenís a los Fiskales, a Los Morton y otros que no son tan conocidos, pero ha seguido eso en el under, que es algo bastante brígido y es realmente en donde está la cultura. Y ahí nosotros también estamos. Yo siempre los escuché a ellos. De hecho, de Kiruzas tienen un disco y hasta en el bakán tienen unos temas en donde la gente escapa del túnel, el Pedro siempre ha sido un reivindicador de Víctor y de Violeta Parra, entonces yo creo que siempre estuvo eso ¿no? Ahora, lo que la radio toca, es otra cosa.

Si pensamos a Panteras Negras en términos mediáticos, y aquí viene el tema de lo under, que estábamos hablando recién, todavía podemos hablar de que son un grupo establecido dentro de la marginalidad en términos de radio, porque no son un grupo que esté sonando todo el rato. Qué sienten al ver su trayectoria y el lugar que ocupan, en contraste, por ejemplo, de un Dj Méndez, que se constituye como un sujeto tremendamente mediático, del que se ha hecho hasta un reality.

Ch: Bueno, hay mucha gente que agradecen esa marginalidad y no sé por qué en verdad. Yo me siento incluso un poco incómodo cuando se me acercan y me dicen “gracias a ustedes, hermano, yo soy esta persona y hago rap y soy esto y esto otro y es algo que pasa todo el rato ¿cachay? Y eso te hace pensar que lo que uno hizo estuvo bueno y este es el resultado. Al principio fue un juego y después fue algo serio y hoy es nuestra vida. La gente recuerda quién eres tú y, por ese lado, defraudar y hacer, por ejemplo un tema pop pa sonar en las radios, no pasa ná. Y en este caso, compararnos con este personaje que anda haciendo mucha parafernalia y vendiendo una pomá que en realidad, en el hip-hop no es, lo que este hombre hace es otra güeá, nosotros no vamos por ese lado sino que por el real hip-hop. Nosotros tenemos esta otra concepción de vida y creemos, y estamos muy seguros de que así es. Entonces estamos conformes realmente con el lugar que estamos ocupando porque somos consecuentes, porque de alguna forma rompimos el esquema de muchas, de otros, no decimos cosas lindas sino que pasamos a hacer una crítica. Nosotros estamos observando esto desde hace mucho y conocemos a todos los locos que se van en la volá. Los conocemos tan a fondo, que sabemos hasta lo que comen y ahí se van viendo las consecuencias de algunas personas, de los que son gestores, de los que son activistas, de los que tienen un trabajo social y en realidad todos abarcamos un pacto gigante en torno a la cultura. Y nosotros y nos da gusto tener, además, todo el cariño de la gente.
L: Además, yo creo que Chile es un país en el que existe una cultura mediática, una información mediática, una historia mediática, una educación mediática. Yo creo que en Chile hay dos respuestas. Una es la real y hay muchos artistas que están en esa y que no salen en la rock & pop, ni en el wikend, ni en la radio uno. Y por otro lado están los artistas de siempre y yo creo que, por ejemplo, sol y lluvia apareció hace re poco en la radio uno, siendo que ellos nunca aspiraron a estar en las portadas de los diarios, pero igual así llenaba la cancha de los estadios comunales, los gimnasios, entonces tienes un montón de grupos como Sol y Lluvia, Quilapayún, Inti-Illimani que no están en vía X, que no los llevan. También tenemos a Chico Trujillo, que si los llevan y es que nos quieren hacer creer que la cultura, que la música y que escuchar música, es una cosa de la juventud y no de los que trabajan o de los que son viejos. Y con el rap pasa lo mismo. Se supone que el rap es para los cabros que están en el colegio, o en edad de colegio pero que andan en la calle, pero se supone que no es pa güeones de 45 años como yo. Pero también el rap es de nosotros. Es de oficinistas que escuchan rap, de choferes que escuchan rap, de operarios que escuchan rap y hay todo tipo de gente inteligente que escucha esta música, pero los medios están dirigidos hacia otros lados. Hay radio para gente  de 45 años, hay radios para gente entre 15 y 25 años, el sistema está hecho así, para generar divisiones porque sienten que necesitan tener a la gente dividida y pensando puras güeás. Y Dj Méndez es un elemento utilizado por el gobierno y por la cultura oficial Piñerística y se está traspasando a la Bacheletística y el hombre va a terminar haciendo spots de salsas de tomate y de otros productos que no tienen nada que ver con el Hip-Hop. El hip-hop en todo el mundo tiene una conexión en el que todos hablamos, nos conocemos y escuchamos rap español, y rap chileno. El hip-Hop, en general tiene su propio canal de comunicación y no tenemos necesidad del sistema, ya, la verdad para nosotros no está ahí y hay que buscar por otro lado. El hip-Hop siempre se encuentra y tenemos otra forma de difusión y de desarrollo, entonces, por ahí, no nos interesa tanto.



 Chino Máquina Fernández + Angela Barraza Risso + Lalo LB1 Meneses

Escrito Angela Barraza

Angela Barraza Risso (1984). Escritora, editora y entrevistadora. Es encargada de prensa en la Cofederación Minera de Chile (CONFEMIN) y editora de prensa y entrevistas en Fisura.cl y LecturasCiudadanas.cl. En 2011 publicó el libro CHILE. Junto con Arturo LedeZma es creadora de los proyectos Editorial FUGA y del ciclo literario Los Desconocidos de Siempre (LDdS)
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Comenta o pregunta lo que quieras