Select Menu

Slider

Entrevistas

Performance

Cute

My Place

Slider

Racing

Videos

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua



Para hablar de Edmond, hay que comenzar hablando de David Mamet (el dramaturgo de esta historia) ya que al ver su nombre en el afiche, uno no puede dejar de pensar en que es el guionista de “El cartero llama dos veces”,  “Los Intocables”,  “RONIN , de “Hannibal”, que se ha ganado en dramaturgia el premio Pulitzer y que ha estado 2 veces nominado a los premios Oscar, entonces uno inmediatamente piensa: Esto es Sandía calada.

Si a eso le sumamos que se está presentando en Mori Bellavista y vemos el trabajo previo de Mori que se ha preocupado de instalar obras de buena calidad dramática y las lleva de la mano con actores oreja, entonces podía dar fe por completo de que la experiencia, cuando menos, iba a ser buena. Esto como profecía o prejuicio es entrete ya que uno llega con buena predisposición al teatro; como si los pasos de camino a ver la obra te sonaran a Frank Sinatra o a Sonny Rollins.

Pero al salir de la obra me quedé con una sensación muy extraña, de no entender si me había gustado o no y entonces paso a describir el porqué de esta incertidumbre.

La historia va de Edmond (Gonzalo Muñoz Lerner), que es un sujeto X de 43 años y que ha cumplido con todo lo que se supone debe hacer un hombre de esa edad. Tiene una mujer, ha trabajado toda su vida y de pronto tiene una revelación que lo lleva a tomar la determinación de abandonar su casa, su esposa y comenzar así un viaje que parte en la taberna donde va a desahogar sus penas con un amigo y este, como consejo le dice: “a vos te hace falta un buen polvo”. Edmond entonces, muy obediente, parte a la ciudad en un tránsito que lo lleva por una noche llena de espacios y códigos que desconoce, que le resultan hostiles y en la medida de que va viendo la necesidad de defenderse, se van cayendo las máscaras y se va revelando la naturaleza de este sujeto que no es más que otra víctima llena de prejuicios que, por una parte lo han limitado y que, por otra, lo llevan a tomar una serie de decisiones que desencadenan un nuevo ordenamiento para su “nueva naturaleza”. Hasta aquí todo bien.

Las actuaciones, en su mayoría son impecables. Ximena Rivas muestra una vez más lo que sabe hacer muy bien. Se desempeña en una multiplicidad de personajes secundarios y cumple maravillosamente con todos ellos. 
Gonzalo Muñoz Lerner me parece una decisión bastante acertada de parte de los directores para hacer un rol tan protagónico, pues se monta en el macho, se tira la obra al hombro y sale impecablemente airoso. Incluso me atrevería a decir que Muñoz Lerner va mejor a la obra que William H. Macy a la película (2005). Así de radical. 

Además, me gustaría destacar las actuaciones de Franco Toledo y de Andrea García-Huidobro. Notables.

También me encantó como se manejaron los tiempos, la escenografía, sin embargo (y me doy cuenta de esto a medida que lo voy escribiendo), lo que me desagradó fue el público, puesto que hubo muchas risas en momentos que eran miserables o dramáticos, entonces no me queda claro si hubo una falla de parte de los directores en conducir adecuadamente la emocionalidad de determinadas escenas o si tuve mala suerte en coincidir en un tiempo y espacio con gente que no estaba en la misma sintonía. Quizás el ángulo en el que estaba no fue el más afortunado y me perdí de algo en escena, quién sabe. Pero me quedé con la sensación de haber visto una obra diferente a la que vio otro segmento del público, que tampoco fue en su totalidad. Para ejemplificar mejor, podría decir que fue como ver la escena en la que Romeo toma el veneno junto a Julieta que yace, para él muerta, en donde eso le pareciera chistoso al espectador. Eso varias veces en la obra.

Como me quedé con la duda, llegué a casa nuevamente a revisar la película (cuya adaptación al español tiene similitudes extraordinarias con la obra que vi y no la encontré subtitulada) y para sorpresa mía vi lo mismo que vi en la sala respecto de la intencionalidad de las escenas y entonces continúo en mi perplejidad y no logro resolver si mi sensación de incomodidad con la obra fue por una situación que se da una sola vez o si se repetirán en la temporada las risas en una obra que habla de misoginia, racismo, homofobia y de otros prejuicios, que luego muestra la decadencia de los marginados, el fracaso, la delincuencia, que en resumen muestra el tránsito de un burgués hacia el autoconocimiento y que para ello debe enfrentarse con la gigantesca brecha humana que se da tanto en Nueva York, como en Santiago de Chile.

Para concluir, si me preguntan si es recomendable verla, creo que sí. Creo que es una obra en la que muchos se van a reconocer y es una lástima que así sea. Creo que es una obra que nos conduce a un entendimiento respecto de nuestras búsquedas y de lo que encontramos, y también de eso que no nos gusta encontrar.

“Edmond” estará desde el 24 de abril al 7 de junio en Teatro Mori Bellavista, de jueves a sábado a las 20:30 hrs. Duración: 1 hora 15 min.

FICHA TÉCNICA

Dirección: Antonio Campos y Gabriel Urzúa
Dramaturgia: David Mamet

Elenco: Gonzalo Muñoz Lerner, Ximena Rivas, Víctor Montero, Andrea García-Huidobro, Camila López, Gabriel Cañas, Daniela Castillo, Franco Toledo

Traducción y Adaptación: Ignacia Allamand
Diseño Integral: Daniela Fresard
Música Original: Gonzalo Ramos y Felipe Martínez

Producción y Gráfica: César Ramírez

Escrito Angela Barraza

Angela Barraza Risso (1984). Escritora, editora y entrevistadora. Es encargada de prensa en la Cofederación Minera de Chile (CONFEMIN) y editora de prensa y entrevistas en Fisura.cl y LecturasCiudadanas.cl. En 2011 publicó el libro CHILE. Junto con Arturo LedeZma es creadora de los proyectos Editorial FUGA y del ciclo literario Los Desconocidos de Siempre (LDdS)
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Comenta o pregunta lo que quieras