Select Menu

Slider

Entrevistas

Performance

Cute

My Place

Slider

Racing

Videos

» » » » » » » » » Entrevista a Jimmy Fernández y La Pozze Latina
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua



por Angela Barraza Risso
fotos de Sebastian "Manson" jimenez


Hablar de Jimmy Fernández es hablar de un pionero del Hip Hop, del Breakdance  del grafitti y de toda una corriente que, a pesar de las estigmatizaciones de los medios de prensa, goza de buena salud y sigue creciendo en Chile. ¿La importancia de esta corriente? Que ha logrado constituirse como un medio de expresión, que utiliza diversos canales artísticos, para comunicar realidades que se sitúan generalmente desde la periferia, como trinchera, poniendo esos discursos que tienen contenidos sociales y que abordan problemáticas que el espectáculo ignora, en los muros de Santiago, en las radios, en los escenarios y en tu cabeza e imaginario. 


Y más encima, te marcan generacionalmente y lo pasas la raja teniendo banda sonora y escenografía para transitar por la ciudad. Por eso, era justo y necesario partir a entrevistarlo y cachar la historia detrás de este personaje quien, por cierto, me lo imaginé un sujeto denso, crítico y con el porte, más los tatuajes ya veía que me mandaba a la mierda si decía una estupidez y, por el contrario, me encontré un sujeto muy ameno, cercano, que lo pasa la raja cantando, con una historia potente y un nivel de humanidad y cultura, que dista muchísimo del estereotipo del rapero que el stablishment se ha encargado de instalar en el imaginario de los peatones.
Todo comenzó con agregarlo de amigo en Facebook y luego la pregunta invariable de si podía entrevistarlo. La respuesta fue inmediata y más amable que la chucha (yo saltaba por la casa feliz, porque siempre me creí la chica eléctrica y me parecía la zorra poder entrevistar al creador de mi banda sonora personal de cuando tenía 16). Quedamos de juntarnos el día en que ensayaba con la Pozze y nos juntamos en la estación de metro Carlos Valdovinos. Pasó por mí en un auto y nos fuimos a la sala de ensayo que queda en… no me acuerdo XD.
Comenzamos con una breve intro, lo que duró el camino y ya, cuando llegamos, comencé con las preguntas:


Angela Barraza R: De Kid Latin a Jimmy Fernández: ¿En qué tiempo y contexto se genera esa transición? ¿Cómo se pasa de una identidad grupal a una individual?


Jimmy FernándezKid Latin era la chapa del inicio con la Pozze.  Antes era Panamá Red, cuando bailaba break dance. O sea, pa mí, las chapas son algo que he venido usando desde el tiempo en el que bailaba Breakdance. Panamá Red, por ejemplo, viene de una especie de homenaje a lo que fue mi primer grupo de Breakdance  en el año 85, en Roma, Italia.  Ese grupo se llamaba Panamá Red también, entonces fue un homenaje que responde a la idea de volver al lugar de partida. Kid Latin, responde al momento en el que comencé a hacer música. Bueno, yo evolucioné de lo que te decía, que era el Breakdance y de ahí pasé a hacer rap, de tanto escuchar rap. En ese tiempo lo que se escuchaba eran grupos gringos, de negros comoStetsasonicGrandmaster Flash,  Afrika Bambaataa,  UTFOWhodiniRun DMC, va por ahí la cosa. Entonces, en ese sentido, había una gran influencia en mi persona, en lo que era la música, también porque yo crecí en Panamá, que es un país en el que se habla mucho spanglish, también hay mucho negro, que hablan lo suyo, que se llama guari guari y viene del “what is, what is” o sea, ¿qué es lo que es? y es un dicho en Panamá. Podríamos hablar mucho en realidad, pero para hacértela más corta, era una especie de: cómo me veía la gente de afuera. Pone tú, yo me acuerdo que en el año 92, yo me pegué un viaje a Italia y estuve como 6 meses, donde estuve trabajando en realidad de cualquier cosa, estuve haciendo plata, digámoslo, trabajando en el mercado negro, en la construcción, en restaurantes, también estuve trabajando en la frontera con Yugoslavia, buscando frutas para llevarlas, a las 7 de la mañana, a la feria que se ponía ahí todos los fines de semana, en fin. Y ¿cómo me veían los extranjeros a mí? Como un Latino. Ahora, ¿de dónde viene Kid Latin? pues de Latin Pazzi, que es antes de la Pozze Latina. Kid Latin: Yo soy el chico latino y también como “el cabro del grupo”. Algo así. Ahora, Jimmy Fernández es mi nombre. Mi nombre es Jaime Fernández, mi padre se llama Jaime también, entonces, desde muy chico, a mí me comenzaron a diferenciar de mi padre para que cuando mi madre dijera “Oye Jaime”, no nos diéramos vuelta los dos, entonces mi vieja a mí me llamaba Jimmino, pero como estaba en Panamá, la gente cortó el “Jimmino” y lo dejaron por Jimmy. Entonces tenía yo, dos, tres, cuatro años y aprendí a llamarme como Jimmy. La gente siempre me llamó así.
Entonces ¿cómo se gesta de Kid Latin a Jimmy Fernández? Bueno, primero parto como Panamá Red, luego paso a Jimmy Fernández, porque bueno, me di cuenta de que todo el mundo me conoce así, como Jimmy Fernández. Es la forma más clara que tengo para representarme. Básicamente es eso.

A.B.R: ¿Qué significaba, en términos sociales, realizar Breakdance, en los 80?

J.F: Bueno, yo bailaba Break dance en Roma, en un lugar céntrico, en una galería, que se llamaba Galería Colonna y ahí, además de nosotros, que estábamos bailando, habían otro par de negocios, que eran unos café. Y ese lugar tenía un piso que era muy bueno y, al ser un espacio céntrico, podían llegar personas de todos lados de la ciudad. Y en los fines de semana, también ubicaban en ese lugar una galería de arte que consistía básicamente en que algunos pintores exponían sus cuadros. Pero al llegar la tarde, aparecíamos nosotros, con radios, escuchando música, cosa que a los pintores no les agradaba siempre y entonces, cuando se molestaban, llamaban a los pacos y fuimos detenidos muchas veces. Nos quitaban la radio y cuando la devolvían, la entregaban sin pilas y sucedían cosas por el estilo. Entonces, cuando nosotros salíamos de las detenciones, nos íbamos directamente a los diarios a decir que estábamos siendo rechazados por la sociedad, las autoridades nos llevan detenidos y nosotros lo único que estábamos haciendo es bailar, lo nuestro es arte. Y cuando llegué a Chile, el año 85, busqué a la gente que, cuántos eran, menos de 10 personas que bailaban en un pasaje de la Alameda. Bombero Ossa, que se llamaba, donde estaban Lalo Meneses, el Claudio Flores, está el Toño negro, el Toño blanco y otros personajes más que fue de donde salieron los primeros grupos de rap. Y cuando bailábamos, también sucedía lo mismo. Se comenzaba a llenar de gente y cada vez más. Y los que se metían ahí, claramente no eran todos gente que estaba interesada en el Hip hop ni en el Breakdance  sino que mucha era gente que estaba pasando por ahí no más y ahí se encontraba todo tipo de gente. El paseo Ahumada era un lugar de artistas callejeros y además un lugar al que concurren muchos delincuentes y eso también se ve hoy día y siempre ha sido así. Entonces yo creo que cargamos con el estigma de venir de una población, de muchos de los que llegaron a ese lugar, por el aspecto físico y otras cosas. Yo bailaba a pata pelá. Llegaba con pantalones cortos y bailaba así, con eso te digo todo. Y también nos llevaron presos muchas veces. Una vez grafitié un muro que estaba ahí vacío y dije, bueno, lo voy a ocupar y comencé a hacer lo que hoy se conoce como los primeros “Grafitti” Porque, después de la película Beat Street en el año 84, claro, intentaron aquí hacer grafitti, como que copiaron un poco lo de la película, pero no lo siguieron desarrollando. No sabían que había una corriente dentro del Hip Hop que era la de los grafitti. Y que había otra corriente, que era del rap. Aquí solamente bailaban Breake. Y eso era el hip hop de acá. Es más, antes la palabra Hip Hop no existía. Yo me traje una mochila, me acuerdo, llena de información, VHS, vinilos, mis primeras canciones con música original, las traje yo, o sea, la música. Después se hizo el primer tema de rap, con De Kiruza Algo está pasando que es, lo que todo el mundo reconoce, como la primera canción de Rap hecha en Chile. Fue una época bien difícil, o sea, bien cuática la que yo viví, porque tú sabes que en el año 88 se estaba dando todo esto del Sí y el No y Pinochet y que el tipo dejaba ya de ser un dictador, entre comillas, y estaba toda esta fuerza de la izquierda y todos los retornados que comenzaban a llegar y todo eso fue una locura. Pero super entretenida también, muy variada la cosa.

A.B.R: Pozzeídos por la ilusión es el primer álbum que graban con La Pozze Latina. ¿Qué significaba ese título en 1993?

J.F: Era un poco de todo lo que uno estaba viviendo y también la forma en que veíamos nosotros a la gente. El hecho de todo el destape que hubo en ese momento nos permitió ver que la gente comenzó a soñar con muchas cosas y bueno, está también presente el juego de palabras de La Pozze y “Pozzeídos por la Ilusión” Y el hecho de grabar un disco, para nosotros era una meta que logramos. Porque tenía con Latin Pazi 2 años de Undergroud acá en Chile y con Under te estoy diciendo que el único público Hip Hop que había éramos nosotros y ya. Decir que, a veces tocábamos con los Panteras Negras era que, Los Pantera estaban tocando, y nosotros éramos el público y que cuando nosotros tocábamos, a ellos les tocaba ser el público. Cuando aparecimos nosotros, en Chile sólo había Death Metal, puros Tashers, puros Punkis ¿cachay? De eso se trata.

A.B.R: Tomando Sex Maniac como fenómeno musical masivo ¿era eso lo que se intencionó mostrar con La Pozze? como primer single mega conocido. ¿Estáy satisfecho con que haya sido ese el primer Hit de la Pozze?

J.F: Mira, el Sex Maniac comenzó a sonar sólo. No es que nosotros lo hayamos elegido. Porque si tú escuchas el primer disco de La Pozze Latina, te das cuenta de que las temáticas son super variadas. Entonces, en realidad, cuando nosotros sacamos ese disco, en ese tiempo, solamente estaban sacando cassettes. Y de repente fue que llegó el asunto de los CD. Entonces, ¿qué hizo el sello Alerce? dijo, bueno, en un CD vamos a meter hartas bandas, por ejemplo estaban Profetas y frenéticos, estaban Los Tres, Los Miserables, Panteras Negras, etc. Era un CD, ponte tú, de 20 tracks y pusieron 2 de La Pozze Latina ahí. Y esos CD’s ellos los distribuyeron en las radios. Un día, Iván Valenzuela tomó este disco, lo estaba comentando y ¡Pum! pone el temaSex Maniac y ahí, comenzó la gente a llamar y a pedirlo y comenzaron a pedirlo y comenzaron a Pedirlo, hasta que las otras radios se dieron cuenta de que en Rock & Pop estaban tocando esto y entonces las otras radios comenzaron también a tocarlo. Porque en ese momento, la radio que la llevaba era Rock & Pop y era también la que establecía los Hits. La Rock & Pop se abrió a nuevas ideas, a nuevos locutores e incluso marcó tendencia en términos de humor. Entonces fue la gente la que Hizo de esa canción un hit, que ojo, ni siquiera era un single, no tenía ni video, y con un montón de imágenes que teníamos de tocatas, le armamos luego un video. Nos juntamos una vez en mi casa, tomamos unas cervezas y nos cagábamos de la risa viendo imágenes y de ellas sacamos el video. pero la gente fue la que hizo el hit.

A.B.R: De Kiruza, La Pozze Latina y Makiza fueron grupos que, no siendo masivamente escuchados, lograron consolidarse con 2 o 3 temas que fueron generacionales. En el caso de La Pozze tenemos “Sex Maniac”, “Pazz la cerveza” y “Chica eléctrica”. ¿A qué crees que se debe ese fenómeno y, gracias a qué, crees tú que no se da esa animosidad adversa de los Hip hoperos acérrimos y no se les termina tildando de vendidos.

J.F: Bueno, también está “Con el color de mi aliento” que fue el primer video clip de Hip Hop nacional hecho en cine, el cual también fue el primer video de Hip hop latinoamericano pasado por MTV. Y claro, eso es lo que sucede. Que el vecino te oye en la radio o te ve en televisión y dice ¡Eh coño, mira como este gueón crece!, se vendió y no sabe la punta que está abriendo por otro lado. Hay mucha gente que por ese trabajo no vio ni uno y es posible. Y el hecho de que MTV se fijara que en Latinoamérica se está haciendo hip hop, ¿cachay? un hip hop aceptable, con un video aceptable y, chucha, con lo que significaba MTV en ese tiempo. Luego de eso, vino Control Machete y después de eso también hubo mucho trabajo en colaboración de grupos yankees con grupos latinoamericanos. Eso abrió un mercado muy grande y gracias a eso también, bajaron muchos grupos de Estados Unidos, que uno los veía como si fueran dioses y ahora los tenías acá. Y todas esas cosas sucedieron, no te digo que gracias a La Pozze, pero si contribuimos con un granito de arena, aportando algo que, en ese momento, no lo hacía nadie. Ahora, que la cuestión haya evolucionado. De repente la influencia en Chile está fuerte con los españoles hoy en día, con su forma de hacer rap, o sea, este último tiempo he escuchado varios grupos que rapean como si fueran españoles y es que han escuchado mucho hip hop español. Nosotros, en cambio, no teníamos ninguna referencia en castellano. Nosotros inventábamos nuestras métricas. Nosotros inventamos la forma en que tenía que sonar el hip hop en castellano y, a pesar de que aparecía una que otra canción en español, como el Rap de la Abuela, veíamos que no funcionaban. A pesar de que con el tiempo aprendimos también a valorar esas cosas, a encontrar lo bueno y a darnos cuenta de que también hemos aprendido. Hay caleta de cosas que nos hacían reír y eso también es bueno porque no tiene por qué ser todo tan crítico, si la vida en si misma, no es crítica. Ahora que si te vas a volver un gueón 100% crítico, chucha, no te quiero cerca, porque a mí también me interesa entretenerme. Hay una raza de hip hop que suele ser la misma que dice que “esos se vendieron” (por nosotros) que son los raperos activistas y super críticos, que hablan en contra del gobierno, etc. Pero ellos viven con sus padres, son mantenidos, no trabajan, no se lavan ni la ropa, no se hacen ni comida. O sea, yo también cuando tenía 20 años, si escuchas las letras de Latin Pazzi, también hablaba igual. Pero eso no tiene nada que ver con el Hip hop, sino que tiene que ver con la edad y con la forma en que uno madura y evoluciona. Para mí fue super bueno, y fue una oportunidad, que yo agradezco caleta, es el que yo haya podido, de alguna manera meter uno, dos o 3 temas. En realidad, tocamos hace algún tiempo en el Monticello, que es un casino y fue caleta de gente que se sabían unas 10 canciones. El hecho de tener un clásico, como chica eléctrica  y te estoy hablando de un clásico y no de un tema comercial que suena nada más 1 verano y el otro verano nadie quiere volver a escucharlo ¿cachay? y como eso si existe, a mí, esos comentarios de la gente que dice que nosotros nos vendimos, pues ¡Obvio! Dime qué no se vende. Es un sistema de mierda, si, lo es. Cada uno tiene la oportunidad de poder cambiar su sistema y uno puede cambiar el trato con las personas que uno trabaja, ahí tú estás cambiando tu sistema, pero todo el mundo necesita generar plata. Y que a nosotros nos tengan en el ojo de la mira, a mí me da lo mismo. Por mí que la gente hable, comente y se revuelque. Yo tengo lo mío, tengo mis deudas, yo tengo mi película clara. En este momento yo estoy pasando por una etapa de mi vida bien buena, en el sentido de que estoy super conforma con las cosas que he hecho, con lo que he logrado y con la forma que tuve de conseguir las cosas. Obviamente no puedo estar conforme con todo al 100% y eso es porque soy muy auto crítico con las güeás que hago, de hecho cuando hago algo, inmediatamente no me gusta. De alguna manera me criaron de una forma que me hace ver así las cosas y siempre estoy buscando cómo perfeccionarme. Por algo estuve en una competencia en el año 86, que fue la competencia mundial de Breakdance y salí en 5° lugar y a mí, en ese tiempo, en esos años, me conocían personas de todo el mundo, sin que existiera el internet. Y yo nací con esto, el hip hop es mi idioma. Por ejemplo, yo cacho gente que hace Hip hop anti imperialista y que termina sus letras con un yeah! o un youh! y entonces uno piensa, chucha, por qué tus bases suenan super clásicas, o por qué tu forma de rapear suena así igual que los españoles, y entonces ahí se caen todos los discursos. Búscate en youtube Jimmy Fernández con Quilapayún. Ahí vas a encontrar un hip hop con música autóctona, con instrumentos latinoamericanos, con sonidos folclóricos de nuestras raíces, de verdad. Y siento que ahí hay un real reconocimiento a esta cultura, a la música chilena, que no se basa únicamente en hablar las cosas. Entonces hay una cantidad de personajes que deambulan en esta fauna que se dedican a compararse con los demás y entonces ahí se llenan de odio y en ese lugar fluyen. Yo he aprendido mucho y por eso también hice el tema de Rubén Blades. Yo me crié en Panamá y cuando era chico y salía a los recreos en el colegio, los niños, en vez de jugar al cachipúm, jugábamos a quién se sabía la letra de Pedro Navaja completa, de inicio a final y sin equivocarse. Era como una choreza. Y por eso, cuando yo crecí y evolucioné hacia la música, sentía que tenía algo pendiente con eso y que tenía un homenaje que rendir. Y así he aprendido a reconocer también la música chilena. Igual la presencia del hip hop en Chile es reciente. Llevamos a penas 25, 27 años más o menos y estamos en pleno proceso de evolución. Todos nosotros estamos contribuyendo a desarrollar una identidad y quizás nuestros hijos o nuestros nietos recién van a ser capaces de realizar una música, un hip hop, que al ser escuchado en cualquier parte del mundo se reconozca como hip hop chileno. Yo vengo de Panamá, tengo otro tipo de mezcla y en ese orden de cosa hay que madurar como escena.

A.B.R: Tú me acabas de decir que te criaste en el hip hop, que es tu idioma, tu vida. Cómo empieza todo, cómo descubres la música y el Breakdance.

J.F: En Panamá, gracias a la paz militar, por la construcción del canal de Panamá, la mayoría de los militares eran puros negros. El pensamiento era: en vez de que estén en los ghetos allá, mándalos a ser militares, allá lejos. Entonces yo aprendí el hip hop por ahí, por las influencias que tenían los negros. Te estoy hablando del tiempo de comienzo de los 70, de nos negros, de lo que traían a Panamá, ponte tú. Yo me acuerdo que tenía 10 años, era un niño, y mi hermano tenía 12. Y a mi hermano le comenzaban a dar permiso para ir a las fiestas, cuando uno recién comienza a ir a carretear, pero acompañado del hermano menor. Qué pasa ahí. Son las primeras fiestas y tú comprenderás que yo era un pollo, tenía 10 años y estaban las niñitas, y veía a la gente que bailaba. Vi gente que bailaba bien, otra que no tanto, comencé a escuchar música y a desarrollar mis propios gustos. Dejé de ser un niño y me acuerdo un día, en el que estábamos en una fiesta, en el barrio “Bellavista” de Panamá y en esa fiesta, casi todos eran negros. Y me acuerdo que había una música que era como The Gap Band, con la canción Why you wanna hurt me que es un tema clásico de funk, y me acuerdo que se hizo un círculo y todos comenzaron a bailar. Y yo quedé pa la cagá. Y de repente ¡mi hermano!, que yo nunca había visto a mi hermano bailar, comienza a moverse y era el único blanco que fue capaz de meterse en ese círculo de negros. A parte de que era mi hermano mayor, esa especie de héroe pa uno y yo vi que el loco lo hizo bien y que caleta de gente lo miraba y yo obviamente quería hacer lo mismo. Y yo después en casa le pedía que me enseñara a hacer lo mismo y me quedaba ensayando los pasos y yo quería puro bailar, pero cuando llegaba no me atrevía a salir al círculo y pasé los 11, 12, 13 años. Cuando tuve 12 años, yo caí en un internado cuando mis padres se divorciaron. Ambos, con mi hermano caímos en un internado porque mis padres no podían tenernos con ellos y una vez al mes veíamos a nuestros padres y estaba más o menos a 500 kilómetros de la ciudad. Y en ese internado, también la gran mayoría era gente de color. Ahí me metí a la banda del colegio y ahí tuve mi primera noción de lo que era el ritmo, cosa que en el rap es fundamental, al igual que el tiempo. Lo mismo con lo que era construir las métricas.

A.B.R: ¿Cuáles han sido las influencias de La Pozze?

J.F: La Pozze mantiene eso de la búsqueda de la manera en cómo se debe sonar. En el primer disco, si te day cuenta, siempre hay como una búsqueda de rescatar cosas de acá, obviamente también utilizando las cosas que te han influenciado, como la música funk antigua, negra, gringa, pero si escuchas bien, en Pozzeídos por la Ilusión hay un tema que se llama “Sobredósis latina” que tiene sonidos de trutrucas. Aparecen y se buscaron cosas más latinoamericanas.


A esta altura de la entrevista, ya tenía que entrar al ensayo. Así que nos detuvimos y entramos a la sala. La dinámica se dio muy amena y hablamos de N cosas de las que no quedaron registro, porque me fui a lo fan y se me soltaron los chitecos. Hay que ser honestos. Y De verdad me sentía como en casa. Estaba cagá de hambre y Dabass Valencia me dio la mitad de su sanguchito de carne mechada que compró en el negocio de la señora del frente. Sólo DiMedina me dio Juguito de manzanas. Vimos videos de youtube bizarrísimos, onda Los Sultanes, cantando Ojalá de Silvio Rodríguez (Si pueden véanlo) y luego comenzaron a ensayar. Yo pude entrar con ellos y el repertorio del ensayo partió con Pedro Navaja. Casi me caí de culo. Jimmy lo pasa la raja cantando. Hay que decirlo. Dabass, es relajadísimo, igual que Víctor (Solo Di Medina) y el fiato que tienen, chucha, sólo lo da el ejercicio. Luego de pasar por varios temas más, no me aguanté (Y esto es pa sacarles pica a ustedes) y pregunté si iban a ensayar Chica Eléctrica y se paletearon, tocándola al toque. En en medio de la canción y, al ver Jimmy que me la sabía, me pasó el micrófono. Yo, estúpidamente dije que no, pero chucha, ¿cuándo más podría darme el lujo de decir que canté con la Pozze Latina? Me pasaba de gil si no la hacía y ¡¡¡LO HICE!!!! Cante, canté y canté feliz. Demasiado feliz.

Luego salí a fumarme un pucho y seguimos, cuando terminaron de ensayar con las siguientes preguntas:

A.B.R: La Pozze Latina, desde los orígenes, siempre le dio énfasis a lo latino. Y por lo que pude detectar, fueron ustedes unos de los primeros grupos en hablar del tema indígena. Cómo surge esta conciencia, que se traduce en una sectorización geográfica (Latinoamérica) que se perpetúa después en grupos como Makiza, Tiro de Gracia, etc. Y no se vincularon, o al menos, no se les asocia al tema de la sectorización barrial, o poblacional, como lo hace, por ejemplo, Panteras Negras con la Huamachuco, en Renca o a Tiro de Gracia, con La Florida, la Legua York, con la Legua.

J.F: Bueno, Panteras Negras también fue un grupo pionero respecto de las temáticas indígenas. Pero bueno, en nuestro caso qué te podría decir, Víctor se crio en Alemania. Yo viví en Panamá y luego en Italia, y por eso hicimos lo de Pedro navaja, que ya te conté. Ese es el producto de lo que a nosotros nos tocó vivir.


Dabass Valencia: Bueno, eso es parte del hip hop, representar de dónde uno viene.

Solo Di Medina: Nosotros somos como nómades, por ejemplo, yo no tengo un apego por donde yo viví la mayor parte de mi vida, que fue Alemania. Porque el apego es con mi familia y no con el espacio geográfico.

J.F: Y la búsqueda de la temática indígena parte por buscar eso nuestro y común, nuestras raíces. Y con eso me refiero al primer disco, porque después, la búsqueda va por otro lado. De repente hay unas cosas que marcan y que identifican al sonido característico de la Pozze pero yo creo que eso incluso, nos trasciende a nosotros mismos y no lo manejamos nosotros, sino que tiene más que ver con la percepción del público. Y eso también, creo que tiene que ver con la libertad que tiene uno de decir lo que quiera. Yo siento que hay muchos músicos que sienten que tienen que cumplir con un discurso y que entran así como en volá de que tienen que decir tal o cual cosa porque el rap es así, es contestatario y se van por ahí, creyendo que si no hacen eso, entonces no es rap. Son como los caballos de carrera que van con los blikers para que no miren para otro lado y eso no nos sirve a nosotros, porque la música, para nosotros es una búsqueda constante.

A.B.R: ¿Sienten ustedes que lo que recepciona el público, respecto de su música y sus letras, se condice con la intención comunicativa original del momento de la creación?

S.D.M: Yo creo que no. Creo que el arte en general es una conversación entre seres humanos y que en líneas generales se tocan, pero lo que cada uno entiende es totalmente distinto. Por eso es que cuando uno habla específicamente de ciertas cosas, cierras el público.

A.B.R: Cómo se ven ustedes, como banda, afectados por las políticas culturales que plantea el estado, ¿notaron alguna diferencia sustancial entre las políticas concertacionistas y las de este gobierno? ¿O siempre se sitúan desde la autogestión?

J.F: Más allá de eso, quizás lo que vino a ser una suerte de revolución, o de cambio dentro de lo que a nosotros nos atañe directamente, fue cómo se dio el asunto del internet y las comunicaciones, porque ahí los sellos dejaron de vender los discos y comenzaron a aparecer los sellos independientes. Porque el estudio ya no te lo pagaba el sello. Nosotros antes nos preparábamos tanto tiempo para entrar a un estudio por X cantidad de tiempo y se acabó. Ahora, su tú quieres puedes dormir al lado de un micrófono y levantarte y grabarte el bostezo, subirlo a internet y te ve un güeón en china y automáticamente te puede responder con dos bostezos. Al segundo siguiente si quiere. Y eso vino a cambiar los planes de todos.

S.D.M: Y referente a tu pregunta en específico, para mí, los gobiernos no pintan nada.

A.B.R: ¿Con el primer disco, cómo entendieron ustedes el formato y qué los lleva a regalar las bases? ¿Qué importancia vieron ustedes en ese gesto, para la evolución del hip hop, pensando, por ejemplo, en que grupos como Ataque Latino, las usaron para sus propias performances en vivo?

J.F: Te acuerdas que te comenté que cuando sacamos el primer disco, sólo sacaban cassettes? Ya, después, en ese momento, en el año 92, comenzaron a llegar los CD, entonces la posibilidad, sobre todo para nosotros, de tener las pistas en CD y masterizadas ¡era única! era ahora o nunca. Y yo me acuerdo que cuando viajábamos a algún lugar y abrían grupos – yo me acuerdo de esa güeá- que tenían ¡¡NUESTRAS PISTAS!! y eso fue super bueno, porque como en ese tiempo no había internet, nadie tenía acceso a instrumentales. Y en ese momento nos dimos cuenta de eso. Después de que nos volvimos a juntar, después de 12 años, me volví a juntar con un loco que tenía el máster original para sacar un par de pistas de ahí. Con eso te digo todo, y lo tenía impecable. Ahora, cuando nosotros grabamos ese disco, los ingenieros del estudio de grabación no tenían experiencia alguna con ese tipo de cosas. Cuando íbamos a los primeros conciertos de Latin Passi, cuando logramos meternos en algún escenario, los güeones que estaban a cargo del sonido nos miraban y veían dos locos cargando una tornamesa y una batería y nos quedaban mirando pensando “bueno, y qué van a hacer aquí, una fiesta, van a poner música” porque estaban acostumbrados a los instrumentos. Y era cuático, porque por un lado tenías eso y, por otro, la Pozze Latina fue el primer grupo que comenzó a usar samplers para hacer hip hop. Los demás grupos, como los Panteras usaban pura batería electrónica y voces, entonces fuimos los primeros en usar tornamesa y entonces veníamos como con un machete, abriendo camino. Era todo virgen. A lo que voy es que ahora los cabros, cuando quieren hacer hip hop, tienen que tener un computador, saben lo que tienen que comprar, hay afinadores de voz, hay toda una tecnología a disposición que los cabros ya conocen. Para mí, el hip hop es innovación y originalidad y lo malo de todos estos recursos es que los cabros hoy en día copian demasiado. No hacen nada nuevo. La creación es fundamental en el hip hop. Ahora, yo no te digo, esa pelea yo ya la di, yo ya la hice, di lo mejor de mí, traté y ya puse la marca. Ahora, seguir innovando le toca a otros. Y ese es el problema, que pendejos que llevan con cuea 2 años rapeando, se comienzan a comparar con gueones que llevan 20. ¡No existe comparación! es una güeá distinta y lamentablemente, en muchas ocasiones no hay respeto y no tienen conciencia de que si nosotros y los que partieron junto a nosotros no hubiésemos estado, ellos tampoco hubiesen existido. Eso es lo que pasa y en todo orden de cosas.

S.D.M: A mí lo que me molesta, en todo orden de cosas, sobre todo en música, llámese salsa, llámese hip hop, o rock, es que las cosas cuando logran asentarse, se van volviendo como “partidos” ¿me entiendes? y comienzan todos a hacer lo mismo, a vestirse de la misma forma, a tomar conciencia de lo que hace el de al lado como un punto comparativo y terminan por uniformarse. Y Empiezan a especular y a determinar cómo las cosas tienen que sonar.

D.V: Por ejemplo, yo tengo un amigo que es como “el noticiario del rap” y cacha todo lo que está en boga. Y se pasa diciendo: Cacha lo último que sacó Juanito, y yo no tengo ni chucha idea de quién es Juanito. Por ejemplo, yo estoy cachando que la mayoría de los Dj’s en hip hop, se están pasando a las fiestas electrónicas y parecerá ser que hay una tendencia a sonar más electrónicos y van todos pa allá. Aunque puede ser por necesidad también, porque el mercado del hip hop es más pequeño o menos comercial.

S.D.M: Es que no, mira, pal artista siempre la güeá más importante es la obra y la pega o el mismo hecho de comer o no comer, pasa a segundo plano. Y si bien, puede surgir arte de la necesidad, yo siento de que el arte pasa por una necesidad distinta a la de comer o satisfacer necesidades básicas. Pero bueno, podemos diferir.

A.B.R: Cabros, cuál es la relación de ustedes con las bandas emergentes, hasta dónde les llega el ojo. ¿Alguna banda que recomendar? ¿hay una búsqueda de parte de ustedes respecto de lo que se está haciendo hoy, como material nuevo?

S.D.M: Yo pienso en la Zonora Point

D.V: Si hablamos de bandas chilenas, a mí me gusta lo que hace el Draw, me gusta mucho lo que logra con “habitación del pánico”.

J.F: Chuta, yo no sé wn. Es que me habla mucha gente. Por ejemplo, hace poco me habló un loco, me mostró lo que hacía. Yo no lo conozco, pero me mostró su trabajo, andaba con tiempo y lo vi ¿cachay? Siempre llega gente, pero ahora, honestamente no me acurdo. Una búsqueda, si puede ser.

S.D.M: Yo, honestamente no. Lo que si me pasa es que a veces me invitan o voy a tocatas, cacho a unos locos que se suben al escenario y si los bacilo, bakán. Pero muchas veces pasa que están pegados en ciertos temas y te reprochan que uno no aborde ciertas temáticas como políticas y sociales y es una joda, porque una cosa es lo que uno ofrece como espectáculo y otra muy diferente es lo que piensa uno de manera personal. Y muchos te reprochan porque al tener uno la fama y la tribuna, quieren lanzarte el trauma o el drama creyendo que ellos tienen la razón. Sobre todo en la güeá política. Pero uno tiene su opinión independiente de la güeá que estay haciendo. Ahora, si te preguntan por fuera, en una conferencia de prensa, por ejemplo, al respecto de la contingencia, puta, sería bakán que dijeras realmente lo que piensas, porque es la instancia para hacerlo y que no te hagas el güeón como Elvis ¿me cachay?

J.F: Basar tu propuesta musical en un panfleto o en una pará política, chucha, no sé. A mí no me parece muy bien.

D.V: Como por ejemplo, Salvaje Decibel. Si eres eso, está bien, pero es una línea super marcada de la cual después no te puedes salir. Y él es super radical en su volá y si detrás le ponís una banda como Rage Against The Machine, las hace todas y es super rojo y está bien. Pero creo que si lo sacas de ese contexto, luego de asumir ese rol, no funciona. Sacarte, entre comillas, el disfraz de esa güeá y decir después, por ejemplo, voy a hablar de amor, no funciona. Estay cagao. Es como un tatuaje.

Y bueno, la última parte de la entrevista la hicimos entre que salíamos del estudio y el viaje en auto de vuelta a casa. Y en esta parte ya se acabaron las preguntas y también el viaje.

Espero que hayan disfrutado la entrevista tanto como yo.



Agradecemos a Sebastián Manson Jimenez por el maravilloso trabajo fotográfico/ lo contactas en / Celular-09-94395203 / http://www.flickr.com/photos/hell_city

Escrito Angela Barraza Risso

Angela Barraza Risso (1984). Escritora, editora y entrevistadora. Es encargada de prensa en la Cofederación Minera de Chile (CONFEMIN) y editora de prensa y entrevistas en Fisura.cl y LecturasCiudadanas.cl. En 2011 publicó el libro CHILE. Junto con Arturo LedeZma es creadora de los proyectos Editorial FUGA y del ciclo literario Los Desconocidos de Siempre (LDdS)
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Comenta o pregunta lo que quieras