Select Menu

Slider

Entrevistas

Performance

Cute

My Place

Slider

Racing

Videos

» » » » » Un ejemplo de esa publicidad que nos hace quedar como taradas.
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua





DERCO/SUZUKI y el auto que nos pone a las minas en nuestro lugar.

Es divertido analizar la publicidad en Chile. El rol histórico se nos arroja en la cara como si fuéramos payasas y los spot, pasteles. Y cada vez que hay publicidad entre noticias; entre matinales; entre pelis del horario prime; entre programas de farándula, se oye el Paf! del tortazo en la cara y las risas de serie gringa se escuchan a nuestro alrededor y parecemos no escucharlas.Y es que ¿nadie se da cuenta?


Fíjate que en el comercial de Derco/Suzuki, pasa lo siguiente. Parte la güeá con una pareja que está arriba de un auto la zorra. Y ¿quién maneja? El loco! No sale que se pregunten el tema, es lo obvio. El hombre maneja, la mina va al lado con cara de gueona y comienzan a ver el mundo tras la ventana del vehículo y, como el auto es bakán qué ven? Y aquí viene un análisis en profundidad de la idiosincrasia del chileno ABC1, y del pobre gueón C2, aspiracional que tiene que endeudarse, al menos 6 años pagando una cuota horrorosa del auto que tiene que postergar en marzo (y que los bancos se lo culean igual después con los intereses de la cuota que no pagó) con las formas maravillosas de ver la vida:
Parte la mina viendo gente feliz, jugando a lo Harlem shake, pero con menos swing. Luego el hombre qué ve? Una construcción (eso es medio gay igual), con obreros rudos, como símbolo de progreso y luego ve una playa con minas ricas, maravillosas, en un día soleado. En respuesta la mina que tiene al lado, vuelve a mirar por la ventana y qué ve? Obvio! gente en bicicletas, vida sana, porque ella es la que tiene que ponerse en forma, como santa gueona pa que el pobre tipo que tiene al lado la vea, como vio a las chicas de la playa casi sacando la cabeza del auto. Y qué consigue poniéndose en forma?: VESTIDOS DE NOVIA!! Decenas de novias corriendo y al final un matrimonio. ¿La proyección posterior de eso? que se manifiesta a medida que el auto sigue avanzando: Los niños! que se columpian en los jardines de casas de un barrio pituco, pero que –digámoslo- en verdad no es tan pituco, porque todas las casas con iguales. Y termina el spot con la frase What do you wanna feel . ¿Qué es lo que quiero sentir? Chucha, cualquier cosa menos que esta es la panacea de la vida. Ahora, al equipo creativo y publicitario, por favor! de qué máquina del tiempo salieron? O qué edad tienen??? Gueón! esta publicidad está buena pa carrozas de los años 20. Siendo generosa les doy hasta la década del 50. Pero es más probable que una mina pro se compre un auto con esas características y lo seguro es que no espera ver en su jardín hordas de niños columpiándose porque eso se traduce en infinidad de trabajo doméstico que hoy, las mujeres, no estamos dispuestas a asumir en virtud del trabajo que nos permite comprarnos un auto así. ¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?
Igual creo que es un síntoma del proceso de transición que nos toca vivir en estos momentos. O sea, a mi igual me educaron en la idea de casarme y tener hijos. Y ojo, la idea era que no me casara con cualquier gueón, sino con un hombre con plata para que no pasara pellejerías y esas cosas, pero la idea de la profesión siempre estuvo latente. La idea del éxito profesional fue y sigue siendo una constante. Ahora ¿cómo pretenden que cumpla con los dos roles? Digo, con el de una buena esposa, magnífica madre y dueña de casa, además de ser una tremenda profesional? ES QUE NADIE PUEDE!! le faltan horas al día y vida a la vida para que podamos hacer bien todas esas cosas y entonces viene la depresión, la frustración y todas esas cosas feas terminadas en “ción” que darían para otro artículo completo.

Y ya me estoy desviando del tema. Lo que quería decir originalmente con esto del spot de Derco es que ¡no nos pueden seguir tratando así! ¿o será que les importamos un carajo como grupo económico?, ¿será que no gastamos lo suficiente como para que nos traten con respeto? No sé si estoy hilando demasiado fino con la publicidad, pero de verdad me siento agredida con güeás como esta, al igual que cuando veo los muros de un mall del barrio alto con plantas colgantes en el exterior, con riego de cascada, que corre con motor y es que pensar en esas cuentas de luz y agua sólo por un asunto de ornato, mientras que en las poblaciones la gente vive con mucho menos ¡esa güeá me vuelve loca! Me desconcierta que me sitúen, como género, en mi rol histórico, tanto como que me refrieguen mi clase social, o que me discriminen por mi condición sexual, o por ser morena, o por creer puras güeás. Es discriminación igual. Y ese auto culiao me discrimina y su publicidad me ofende por mina o porque los publicistas creen que una no se da cuenta y entonces te tratan directamente de imbécil eso, señores, no me gusta.

Así que deíto pa abajo pa Susuki.

vean el video:


por Angela Barraza Risso en Lecturas Ciudadanas


Escrito Angela Barraza

Angela Barraza Risso (1984). Escritora, editora y entrevistadora. Es encargada de prensa en la Cofederación Minera de Chile (CONFEMIN) y editora de prensa y entrevistas en Fisura.cl y LecturasCiudadanas.cl. En 2011 publicó el libro CHILE. Junto con Arturo LedeZma es creadora de los proyectos Editorial FUGA y del ciclo literario Los Desconocidos de Siempre (LDdS)
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios

Comenta o pregunta lo que quieras